jueves, 11 de abril de 2013

BYE BYE VIETNAM

Aprovecho a escribiros y contaros cómo fue nuestro siguiente paso ( y último) por el norte de Vietnam desde las alturas, y es que las horas de vuelo facilitan que tengas un rato tranquilo para escribir.

 Atrás habíamos dejado Ninh Binh y su impresionante Tam Coc, así que era el momento de seguir avanzando. El siguiente paso sería la famosísima bahía de Halong, pero en lugar de ir al mismísimo Halong, nos decantamos por la isla de Cat Bá, algo más tranquila, pero claro, para ir de un sitio a otro se necesita algo muy importante.... transporte..... y SI, ésta vez también nos la jugaron y bien jugada (para no perder la costumbre). Ya os di en el anterior post mucho la tabarra con este tema, y aunque en esta ocasión también daba para hacer una película, de las de miedo, sólo os diré que el que te dejen tirado a 15 kilómetros de tu destino, tener que recorrerlos andando cargados con un señor mochilón .... es algo, para decirlo suavemente.... infernal. En fin, otra más para la colección. 

 El caso es que después de todo el jaleo y esfuerzo, por fin llegamos al tan ansiado ferry de nuestro destino tras la caminata, que nos llevaría a Cat Bá. Pero no todo es mala suerte amigos, en el ferry conocimos a una chica que gestionaba con su familia un hotel en la isla y para cuando llegamos ya teníamos decidido el lugar, así que eso que nos ahorramos. 

 Cat Bá es una isla en la que se nota que las cosas van bien, hay muchas infraestructuras nuevas, construcciones...además no es demasiado grande y puedes alquilar una moto y verla con facilidad, aunque ésto por tiempo, nosotros no lo llegamos a hacer. Vimos la zona donde nos alojábamos y unas playas (con su señor resort en una, eso si), además de la excursión a la bahía y la que llaman la playa de los monos. Ya que estamos os contaré que el día de la excursión el tiempo no acompañaba y la niebla apenas dejaba ver bien, pero bueno, era un paso obligado, no podíamos irnos de Vietnam sin ver la bahía de Halong o intuirla al menos. 




 









Lo que si me llevo de allí para España es una "sonrisa especial" que encontré.

   


 Volvimos al hotel y mientras esperábamos para cenar, conocimos a las que se han convertido en todo un ejemplo a seguir, unas aventureras la mar de saladas, Conchi, Herminia, Nieves, Josefina y Cheli, cinco amigas de las que hemos aprendido mucho y con las que hemos coincidido en alguna parada más del trayecto

 ***** Os mandamos millones de besos chicas!!! nos hemos quedado con las ganas de volver a veros, pero estamos en contacto. Sois todo un ejemplo a seguir y super divertidas!!!! 




 Una vez acabamos nuestra visita a la bahía de Halong, era hora de cambiar de rumbo e ir a Sapa. Cambiábamos el mar por la montaña y las terrazas de arroz. Después de un viaje de unas 9 horas en tren desde Hanoi, llegas a este lugar, y nada más hacerlo descubres a muchas mujeres y niñas paseando por el pueblo con las vestimentas tribales típicas, buscando turistas a los que convencer y hacer un trekking por la montaña y si quieres poder quedarte una noche en sus casas. 
 Nosotros conocimos a Mamá Chew, y quedamos con ella finalmente para hacer un trekking de dos días, así que a la mañana siguiente, de la mano de Mamá Chew y varias mujeres más, cada una con sus respectivos turistas asignados, emprendimos camino a su pequeña "village". 








Fue aquí donde conocimos a David, un chico catalán de lo más agradable que decidió cambiar de vida y lanzarse a descubrir mundo, todo un aventurero!! ( os dejo la dirección de su blog aquí ) 

 ***** David!! vamos pillando internet a cuenta gotas, estamos en contacto y a ver si coincidimos por el nuevo destino!! Un abrazo!! Enjoy!! 

 Después de andar entre la montaña, llegamos a casa de Mamá Chew, donde le ayudamos a cocinar, conocimos a su familia, visitamos el pueblo, compartimos su día a día y vimos con ellos una seríe surrealista en dvd, pero muy divertida, y al día siguiente fuimos a por el segundo día de trekking volviendo por otro camino a Sapa de nuevo.







 Aprendimos mucho con Mamá Chew, de hecho si alguna vez os animáis a ir para allá os la recomiendo sin dudar, y si queréis, decídmelo y os facilito su teléfono. El caso es que meterte de lleno en su día a día, convivir con ellos en su propia y humilde casa, es algo que todos deberíamos probar. 





 Aquí también conocimos a una pareja de Bayona la mar de simpáticos que en cuanto nos vieron se dieron cuenta de que éramos españoles (bueno, según ellos yo no tenía pinta de española) y se pusieron a hablar con nosotros encantados y viceversa. 

 A la vuelta a Sapa y nada más dejar a Mamá Chew, nos reencontramos con nuestras cinco chicas preferidas, pero llegábamos rotos y era hora de descansar. Más tarde saldríamos a cenar algo y a apurar los últimos momentos "de montaña".





 Nuestro paso por Vietnam llegaba a su fin, era hora de volver a Hanoi, la capital, para quedarnos unos días y organizar los siguientes pasos de este recorrido por el sudeste asiático que os desvelaré en cuanto la conexión nos haga algo más de caso y permita que nos metamos en la red sin cortes ni impedimentos. 




                         Detalles.








 Después de otro mes de nuevo en un país tan distinto, he de decir que cada sitio por el que pasamos me está enseñando mucho, tanto de su cultura, gentes etc etc, como de mí misma, y es que aunque todo el mundo, o casi todo, creo que estaría de acuerdo en que viajar es toda una experiencia, y suena a la típica frase hecha (que lo es), no eres consciente realmente de hasta qué punto esto es así hasta que te involucras tanto y pasas día tras día aquí. Esto no consiste en unas vacaciones, se trata de una experiencia que te enseña y te enriquece y que todos, de una manera u otra deberíamos probar al menos una vez en la vida. 

 Y después de este despliegue de sentimentalismo...yo os diría que siempre que podáis por supuesto viajéis y sobre todo CONOZCAIS Y APRENDÁIS... y os lo paséis de vicio!!!!! 


 En el próximo post os contaré cuál es el nuevo, y último, destino de este viaje asiático. 

Mientras... 
Disfrutad!! 
Besos, 
Rebe

2 comentarios:

  1. Que pasada Rebe, y el convivir con esa gente tiene que ser una experiencia... menudas fotos más bonitas, cuidaros mucho,, son campos de arroz verdad...?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es , toda una experiencia! Y si, son terrazas de arroz jeje Besotes!

      Eliminar