domingo, 31 de marzo de 2013

IS THIS VIETNAM??

Habíamos parado en Saigón para descansar un poco y poder organizar con calma los siguientes pasos del viaje, así que una vez hecho esto, era hora de partir. La siguiente parada sería la bonita ciudad de Hoi An, para mí de hecho la más bonita de las que hemos visto con diferencia. Parecía que estuviésemos en un pequeño cuento de hadas, todo muy bucólico y romántico, una delicia de lugar.

Pero antes de llegar aquí teníamos que coger el correspondiente medio de transporte, así que nos acercamos a comprar nuestros tickets de autobús y en la fecha elegida nos montamos desde primera hora en un sleeper bus. De apariencia exterior exactamente igual que un bus normal, pero dentro no había asientos, era todo literas, pequeñas camitas. El viaje duró en total unas 25 horas, al principio bien, pero después de las 19 primeras horas resultó muy "confortable" vamos (entiéndase la ironía).

El caso es que por fin llegamos a nuestro destino, y ahora sí que os presento a la bonita Hoi An.









Hoi An tiene mucha influencia japonesa y francesa, una mezcla curiosa pero muy agradable a los ojos.

Como ya he dicho la ciudad me encantó, pero lo que iba a ser una estancia de varios días se convirtió en paso fugaz de tan sólo uno, y es que fue aquí donde comenzamos a toparnos con la cara menos amable de los vietnamitas
.


Al llegar a Hoi An buscamos el correspondiente alojamiento, y tras varias ojeadas, encontramos por casualidad una guest house que estaba bastante bien de precio. El caso es que todo pintaba muy bien, lo único que a la hora que llegábamos la habitación que nos darían no estaba libre y teníamos que esperar un par de horas. Sin problema, decidimos ir a desayunar y a la vuelta estaría todo listo.....
Ay....inocentes....... De listo nada, lo único listo (o lista en este caso) era la de la guest house.... en definitiva, no había habitación, nos querían meter en una privada suya (echa unos zorros y con más humedad que la casa de la sirenita) por un precio que no lo valía ni por asomo, y después de discutir y bla bla bla, esperar y bla bla bla, acordar más tiempo y bla bla bla, volver y nada y bla bla bla....tomarnos el pelo y bla bla bla, cabrearnos y sacar la vena por momentos porque la tipa se estaba riendo en nuestra cara bla bla bla ... al cabo de las 6 horas nos dieron una habitación habitable.
Aquí descubrí el carácter interesado, estafador y pasota de algunos vietnamitas y ellos algo del nuestro, por aquello de igualar. No generalizo, pero haber de éstos, los hay, y muchos, o a lo mejor nosotros hemos tenido la suerte de conocer a casi todos, somos muy afortunados!! jeje
Por otro lado os diré que, como posiblemente pensaréis algun@, una opción fácil habría sido mandarles al carajo e ir a otro hotel desde el principio.. si, no lo niego, pero decidimos quedarnos ahí e irnos rápidamente a la mañana siguiente, primero porque los demás hoteles se iban de presupuesto y segundo, me habían tocado tanto las narices que sólo quería perderles de vista pero en algún sitio había que dormir (al final la habitación -la buena- no estaba tan mal).

 Lo bueno de toda esta película: Hoi An no es muy grande, así que lo vimos de sobra en ese día, mientras esperábamos, y al siguiente pudimos irnos al siguiente destino.

**

Pero "lo bueno" no acababa aquí. Nuestro bus, el que nos iba a recoger a las 8.30h nos dejó más tirados que una colilla. Ya estábamos "calentitos" con lo del día anterior, pero bueno, dimos una hora y media de cortesía antes de ir a ver qué pasaba. Nada, nos había tocado la china y en esta ciudad las pocas personas relacionadas con el turismo con las que topamos, nos es que nos dieran precisamente muchas facilidades. Finalmente conseguimos salir de Hoi An 5 horas después de la hora prevista.
Un viajecito en bus y llegaríamos a Hué, una ciudad bastante grande, en la que tras la liada de Hoi An decidimos estar algo más por no gastar demasiado (cuanto más te mueves, más gastas).


Hué no deja de ser una ciudad moderna, pero lo más interesante, o al menos mi opinión personal, es la ciudadela y su recinto imperial, Kinh Thanh, lugar de antiguos emperadores. 







Nuestro tiempo en Hué acababa así que una vez más....de oca a oca y tiro porque me toca..... Destino fijado: Ninh Binh

Y aquí como ya estábamos en racha, no podíamos librarnos de la siguiente..... ¿Apostáis por algo?....¿Tal vez timados en el alojamiento?....¿Tal vez engañados con alguna comida y su relación calidad - precio? (que también pasa lógicamente).... NO, seguíamos en las mismas, el dichoso transporte.

 Si hasta la fecha nuestro récord en un bus estaba en 25 horas, ese viaje que era de 12 horas se convirtió en uno de......30 horitas!!! yuhuuuuu!!! Y nos lo queríamos perder....
Ésta fue muy divertida.... salimos tan felices de Hué, por la tarde, y después de una parada para cenar volvimos a emprender camino. Hasta aquí todo bien. A eso de la una de la madrugada el bus se para y notamos como los conductores (2) se ponen a hacer algo en el bus. Bueno, un rato de espera....una hora....dos horas.....tres horas.....y ruidos "trasteando" el bus, para entonces prácticamente todo el pasaje despierto y sin tener ni idea de qué pasaba....cuatro, cinco....y descubrimos que el motor está dañado y están reparándolo, vamos, que a eso de las 7 de la mañana, ya hartos de esperar, con hambre, sueño, y demás necesidades fisiológicas, además de que el bus ya era un horno por entonces, nos bajamos todos y oh!! sorpresa.... ni rastro de los conductores y el motor en el suelo.


Ahí estábamos todos, en medio de la nada, alucinados porque nos habíamos quedado tirados, sin ningún tipo de explicación ,y para entonces ni mencionamos solución, sin rastro de los responsables...a verlas venir. Al final y después de llamar a la empresa (que es como no llamar a nadie) aparece uno de los conductores, nos dice que viene otro bus a por nosotros y nos lleva sanos y salvos a nuestro destino.
Bien!! se empezaba a ver algo de luz al final del túnel....y nuestro bus llegó!! eso si, una tartana local, llena hasta los topes de vietnamitas cargados de maletas, comida, patos (vivos por supuesto ) con unos asientos más duros que una piedra y los empujones y jactadas de los conductores y "acomodadores " del bus.. pero era lo que había. Nos metimos literalmente todos a presión, con gente sentada en el pasillo, muy al estilo hindú, y ále, a tirar millas. Unas muchas horas más....y por fin llegamos a Ninh Binh!!
Cogimos rápidamente hotel, cenamos y a dormir....era hora de descansar realmente.

Al día siguiente búsqueda de una guest house mejor situada, alquiler de moto....y a recorrer el lugar que compensaría todo lo anterior: Tam Coc





Aquí primero hicimos un recorrido por el río en una de sus pequeñas barcas, descubrimos sus arrozales y vimos cómo los trabajaban, atravesamos cuevas, disfrutamos de las paredes de las enormes montañas...muy agradable la verdad.
Durante el paseo vimos en lo alto de una de las montañas un pequeño templo y un mirador, así que ahí iríamos después, 
no sin antes parar a tomar un café y comer algo en un bar donde trabajaba una señora que muy amablemente nos cuidó la moto por el módico precio de... gratis!!

Nuestra suerte empezaba a mejorar.... Hasta que trajeron mi sopa......
Algun@ habéis probado una especie de gelatina, con trozos minúsculos de calabaza, llena de una hierba parecida al perejil pero que sabe a detergente (literalmente, no exagero) y como colofón una bola enorme de helado encima....pero de vainilla y chocolate?? ....... Bien, yo lo hice, con el consiguiente cachondeito con Urtzi, y es que al menos nos lo pasamos bien, creo que mi cara a cada cucharada era un poema y al menos nos echamos buenas risas.
Entiéndase que no pretendo menospreciar la cocina del local, ni el cariño puesto en cada plato, dios me libre!! pero esa ha sido la peor sopa que he probado en mi vidal!! era imposible comerla, imposible creedme....el helado intentaba camuflar un poco el sabor, pero yo creo que lo empeoraba....En definitiva... La sopa pudo conmigo.



Y después del innovador almuerzo, era momento de volver a disfrutar del paisaje, pero esta vez desde el mirador. Llegamos a una especie de parque, y después de descubrir las escaleras que llevan al cielo (parecía que no acababan) y subirlas claro, nos quedamos un rato disfrutando de las vistas, después de todo nos lo habíamos ganado!!!!






Algún que otro recorrido más por Tam Coc y el centro, Ninh Binh y en breve emprenderíamos de nuevo camino, pero hoy os he hecho leer mucho, así que ésto os lo cuento el próximo día.

Ya sabéis....

Disfrutad!!
Besos,
Rebe

4 comentarios:

  1. Hoy has conseguido que me enfade y mucho con los vietnamitas. Penita me da Urtzi sentado en las escaleras,cansado y triste después de tantas horas de calor y mal rollo acumulado en poco tiempo.
    Las fotos como siempre una auténtica maravilla. ¡ Qué placer !
    La sopa, con esa espuma que la delata, está diciendo " no me comas, no me comas, que si me comes la tripita te dolerá y con diarrea acabarás"

    ResponderEliminar
  2. Jajaja,muy bueno Garbiñ!!,desde luego la sopa tiene pinta de estar mala,esa espumita la delata jeje,supongo Rebeca que no la terminarias.Desde luego las fotos son maravillosas,vaya pesadilla con los autobuses jooo!!.

    Bueno preciosa,estoy impaciente con la siguiente aventura.Muxus Maitia

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja gracias chicas!! Finalmente no la comí, era imposible, pudo conmigo!! Jeje me quedo con su, desagradable, recuerdo.... Besos!

    ResponderEliminar
  4. Madre mia (que pasada lo de los autobuses), pero claro son contratiempos a los que se esta espuesto cuando viajas, pero no me quiero imaginar a la Rubia en una situación asi, pone a todos los Vietnamitas a empujar el autobus... :P.. Pero bueno cuando llegas al destino y ves las maravillas que veis vosotros y nos haceis ver a nosotros a traves de las fotos que son espectaculares se os pasara y recordareis con una :).... Besotes para los dos

    ResponderEliminar