viernes, 29 de marzo de 2013

ENTRE ARROZALES


Mientras apurábamos los últimos momentos de nuestro paso fugaz por Camboya, era hora de ir organizando todo para el nuevo destino, así que ni cortos ni perezosos nos pusimos manos a la obra y en 24 horas teníamos en nuestra mano el papelito que permitiría que avanzáramos en este viaje...



 Y con nuestra visa pegada en el pasaporte, decidimos que, ya que habíamos cruzado fronteras por aire (de India a Tailandia) y por tierra (de Tailandia a Camboya) ésta vez tocaba  por agua...así que cogimos el correspondiente barco para atravesar por el río Mekong desde Camboya a Vietnam, descubriendo a sus gentes viviendo su día a día a orillas del río o incluso en él (en casas flotantes), viendo como los búfalos se daban su chapuzón matutino, cómo los niños te saludan encantados al paso de la barca... una experiencia muy interesante.






Una vez dejamos la barca, aún teniendo la sensación de estar en Camboya, llegamos a Chau Doc, un pequeño pueblo en el que hay un mercado que abarca toda su longitud, y en el que es evidente que viven de lo que les proporciona el río (en cuanto a alimentos y gracias a los turistas que, como nosotros, cruzan la frontera por aquí). 
Unos minutos más para aclimatarnos, buscar alojamiento, y salir a dar un paseo por nuestra primera parada en este nuevo país. La gente era bastante amable (cosa que nos sorprendió porque todo el mundo nos hablaba "no muy bien" de los vietnamitas, aunque más adelante aprenderíamos el por qué de esa opinión).

Al día siguiente cogimos un autobús que nos llevó a la segunda parada: Can Thó. Tras llegar y coger habitación etc etc (vamos, lo normal cuando llegas a un sitio nuevo) nos echamos a la calle a ver un poco el pueblo y sobre todo a atacar uno de los puestos de comida local, estábamos desmayados y esa vez tocó comer sopa de noodles junto con una familia que tenía un bebé muy simpático. 





  La intención principal de pasar por aquí era visitar el famosísimo mercado flotante, y es que cada mañana, desde bien temprano los comerciantes se echan al agua con sus embarcaciones, primero para vender al por mayor y luego al consumidor, así que para verlo cogimos una barca antes del amanecer y volvimos a tierra unas ocho horas después. Durante todo ese tiempo en el agua vimos "las relaciones comerciales" de los locales, cómo se abastecían unos y otros, nos regalaron frutas, pasamos a visitar una fábrica de noodles de arroz (bastante interesante por cierto), bajamos a un bar al lado del río a tomar algo, cruzamos un finísimo e inestable puente antes de coger  de nuevo la barca...en fin, una jornada completita, aunque tras ver la primera parada del mercado y la fábrica de noodles...personalmente a mi me hubieran sobrado como unas 4 horas de recorrido, aún así lo recomiendo, es algo muy diferente a lo que acostumbramos y bastante bonito. 





Nada más pisar tierra firme nos fuimos escopetados a coger de nuevo un autobús que nos llevaría  destino a una de las grandes urbes de Vietnam....Ho Chi MIn, o lo que es lo mismo para los vietnamitas del sur...Saigón. 






Vuelta al caos de tráfico, a un "'monstruo " de ciudad con algunas reminiscencias francesas, pero a hacer una pequeña parada de un par de dias para seguir planeando el camino al  norte. Y aquí no podía faltar el obligado paseo de reconocimiento de "la city", visita al museo de la guerra (impactantes todas las armas y fotografías expuestas... desde luego algo que ojalá nunca en ningún lugar vuelva a repetirse... aunque conociéndonos... pues eso, ojalá NUNCA se repita ) 






Al igual que hicimos en Saigón, que paramos para organizar lo que vendría después, aquí hago la primera pausa sobre Vietnam para preparar la segunda parte...camino al norte, que os contaré MUY PRONTO, y es que el sur fue un paseo, con alguna que otra faena con los transportes eso sí, pero nada importante, "lo mejor" vendría después y la explicación a las opiniones sobre "el mal carácter vietnamita" las entenderíamos en unos días.

Mientras tanto...

Disfrutad !!

Besos, 

Rebe

6 comentarios:

  1. No me gusta repetirme pero me encanta tu blog, ameno,didáctico y con preciosas fotos.Consigues dejarnos con intriga y ganas del siguiente capítulo, para conocer el porqué del mal carácter vietnamita.
    Besos y sed felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Garbiñe, es un verdadero placer contar con lectoras como tú!
      En breve más cositas... :)
      Muxus!

      Eliminar
  2. mi ama es fan rebe!!!!jajajajaja!!seguir asi bandidos os queremos desde la distancia y os echamoss mucho demenos!!seguir disfrutandooooo!!!dejais estela!!!porcierto las fotos de ambos blogs un pepinazo!!!!!




    millones de besosss



    losfokinkingkobritas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje tu ama es un SOL pequeño bandido!! :D
      Nosotros también os echamos mucho de menos!!! Disfrutad cada segundo del viaje bonitos!! Estamos conectados en la distancia ;)
      BESAZOS

      Eliminar
  3. Pequeñaja, es precioso. Vaya pedazo de fotitos. Pero menuda acrobata estas echa en ese puente de palos, jajjajajajaja.Un besazo a los dos. Esther.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja hermana! Estoy descubriendo nuevas facetas...la próxima me monto un número de circo con un mono o algo así :D
      Te quiero! Besazos

      Eliminar