domingo, 24 de febrero de 2013

DESTINO.... DESCONEXIÓN TOTAL

 Y después de playa.... más playa. 

 Después de varios días en Kho Lanta, nos apetecía cambiar de isla, así que nos pusimos delante de un mapa y marcamos con el dedo la elegida.... Ko Chang ( pero la que hay en el Mar de Andaman, al oeste del país, no la que está situada en el golfo de Tailandia... hay dos que se llaman igual...), una isla muy pequeñita pero ideal para desconectar al 100% del mundo. 

 Pero claro, para ir de una a otra no podíamos llegar dando brazadas.... así que tocó volver a coger el ferry, pasar por Krabi y allí tomar un autobús que nos llevaría a Ranong, una ciudad costera desde la que poder coger el correspondiente barco a Ko Chang por 150 Bats ( o lo que es lo mismo, unos 3.75 €). Así que después de un viaje de unas cuantas horas (de esos que son habituales por aqui.... de los de la misma distancia que cruzarte España de punta a punta y volver en el mismo día) en autobús, llegamos por la noche a Ranong, buscamos rápidamente una Guest House y ahí nos quedamos dos días hasta coger el barquito que nos llevara de nuevo al paraíso.

 Ranong no es demasiado grande, tiene una calle principal, la del "market" donde puedes encontrar eso mismo, un mercado ENORME, lleno de puestos de comida durante todo el día, o de ropa, fruta y muchas cosas más por la mañana, naves industriales (se podrían llamar así perfectamente) con miles y miles de perchas, llenas de ropa evidentemente y muy muy barata...y tiendas de segunda mano (donde me probé unos zapatos que me encantaron!!). 



Además de esto, y como conoceríamos después de nuestro paso por Ko Chang, a la vuelta a la civilización, hay un parque en el que se encuentra un pozo del que sale agua a 60º directamente de la tierra, o una explanada con el suelo preparado para que la gente se tumbe y alivie sus dolores de espalda o simplemente se relaje, eso si, con la previa advertencia de que NO estés más de treinta minutos o puedes terminar como un huevo frito, además de un enorme buda en medio de la montaña al que se accede por una larga escalera.... Todo esto nos lo enseñó a la vuelta de Ko Chang un nuevo amigo que conocimos por casualidad, Benz, y que nos hizo de perfecto guía. 



Pero a lo que voy..... y es que después de ese par de días en Ranong, cogimos en su puerto una barcaza que después de un trayecto de 45 minutos aproximadamente (tal vez algo menos... tal vez algo más...después de todo por aquí vivo sin reloj) nos dejó en la orilla, literalmente, bajándonos de la misma por una escalerilla al agua y andando a tierra firme, cual descubridor de un nuevo mundo. Así llegábamos al que se convirtió en nuestro particular paraíso. Una isla pequeña, con la costa oeste como la más concurrida  (por llamarlo de algún modo porque aún teniendo muchos grupos de bungalows llenos de alemanes, es un remanso de paz) y poco más, en la que todo el mundo se conocía y a la que la gente normalmente va a pasar largas temporadas, como músicos, escritores... bohemios en general que buscan inspiración. 
Las playas, una delicia, la comida otro tanto de lo mismo, y el saber que no hay nada que hacer, hace que el mínimo estrés se vaya fuera. Levantarse al amanecer, darte una carrerita por la playa, un buen desayuno y a investigar un poco la isla, leer, escuchar música, sacar fotos...en fin, descanso total. Recomendable 100% y un destino incomparable para pasar un bonito San Valentín. 

El alojamiento depende de los bungalows en los que uno se quede, pero rondan desde los 350 a los 600 B. más o menos ( de unos 8 a unos 15 € la noche redondeando), aunque si tienes suerte y regateas, tal vez puedas conseguir que el precio se rebaje, como nos pasó a nosotros, con la mochila a cuestas, cuanto más bonito, bueno y barato... mejor. 




Relax total!!!!!!


E increíbles atardeceres...


Desde luego dan ganas de quedarse aquí y no moverse...

Pero después de unos cuantos días, volvimos a Ranong y allí pudimos pasar un gran día con Albert!!! Un buen amigo de Urtzi, al que yo tuve el placer de conocer (me encantó pasar el día contigo Albert, espero que volvamos a vernos pronto y tenga la oportunidad de conocer a Ana, un abrazo enorme!!) y con el que apuramos muy buenos momentos. 

Que Tailandia es un paraíso, no es la primera vez que os lo digo, y es algo bien sabido.... Desde luego destino a repetir. 

Disfrutad!!!

Besos, 

Rebe








2 comentarios:

  1. Hola preciosa!!,que fotos mas bonitas!!,desde luego un lugar ideal para cargar pilas.Muxus Maitia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! espero que aún en la distancia os haya llegado por un momento un soplo de Tailandia y relax, Besos

      Eliminar