miércoles, 20 de febrero de 2013

ANOTHER DAY IN PARADISE


Llegó el momento de buscar un poco de relax después de tanto jaleo, aún no teníamos el destino elegido cuando ya íbamos cargados con las maletas camino de la estación de autobuses. Vamos, que decidimos dónde ir sobre la marcha, por sorpresa... así que nos cogimos un taxi en Khaosan Road, llegamos a la estación, compramos un par de billetes... unas horas de espera y emprendimos camino hacia una de las islas del Mar de Andaman. 

 Después de unas cuantas horas de bus con sus correspondientes videos musicales de karaoke en tailandés y ferry, nos plantamos en Kho Lanta, una isla de unos 30 kms, preciosa, eso si, cargadita de resorts de lujo y turistas, aunque también, por suerte, algún que otro alojamiento más económico. Para llegar allí teníamos que pasar por Krabi, pero no llegamos a pararnos en esta ciudad costera, preferimos ir "del tirón" a la isla y empezar nuestra desconexión total del mundo. 







 Después de un buen rato buscando alojamiento, porque evidentemente por aquí también íbamos a la aventura, sin reserva alguna, e ir comprobando que todo estaba ocupado, dimos con una mujer que gestionaba una guest house, la cual a pesar de estar completa ese día, nos ofreció su casa, así que el primer "hotel" de una isla fue la casa de un local, toda una experiencia y una habitación decorada con montones de fotos del Manchester United.... es lo que pasa por tener un hijo forofo del fútbol... estuvo muy divertido, fue como volver por un día a tener 15 años y estar en un cuarto lleno de fotos tus ídolos. 




 Al día siguiente nos armamos de valor (porque para coger las mochilas con semejante calor y ponerte a andar hasta dar con algo.... a veces puede resultar de valientes) y comenzamos a buscar el siguiente techo donde cobijarnos; menos mal que en una parte del trayecto nos salvó del calor un turista y su ranchera, muy amablemente nos acercó un poco hasta que llegamos a la carretera en la que empezaban a estar los alojamientos, por lo que nos pudimos ahorrar unos cuantos minutos de caminata bajo un sol de justicia; y como es de bien nacidos ser agradecidos, y éste fue un agradable favor, tras las correspondientes gracias comenzamos la búsqueda. El premio final se lo llevaron unos bungalows (Mama's bungalows) que estaban muy cerquita de la playa. Pero claro, para moverte en semejante isla, necesitábamos algo más que nuestras piernas, así que alquilamos un par de días una moto y nos pusimos a recorrerla. 





 La verdad que es preciosa, con toda la costa plagada de resorts y bungalows... una zona con "más vida comercial" dirigiéndote un poco más al interior, con mercados de ropa, de fruta, muchos puestos de comida (comer en Asia en la calle es más barato que hacer la compra y prepararlo en casa) y su pueblecito, que incluso recordaba un poco al oeste por cómo estaba diseñada su calle principal. Kho Lanta tiene playas bastante grandes en las que no hay demasiada gente, y algunas de ellas de arena blanca y agua cristalina, la verdad que se empezaba a saborear a gusto las mieles del paraíso. 






 Un día descubrimos a Dumbo, bueno, un elefante pequeño. Le tenían encadenado como reclamo para hacer tours por la isla, fue un horror verle asi, muy triste!!! pero no pudimos evitar acercarnos a él y acariciarle, y después de eso nos fuimos con muy mal sabor de boca, me lo hubiera llevado conmigo!!!!! lo malo es que me quedaba poco hueco en la mochila... el champú ocupa demasiado.... 




 Una isla tiene "poca cosa" salvo sus playas, sus señales advirtiendo sobre tsunamis, su naturaleza y sobre todo su tranquilidad, así que fueron unos días perfectos para desconectar, disfrutar del mar, de sus paisajes, de su comida, su gente, de alguno de sus chiringuitos... en definitiva, relax total. 






(Estas dos fotos me gustan especialmente porque están tal cual las hicimos, sin retoques de ningún tipo, y es que aquí los atardeceres son increíbles!) 




 Tras unos días de descanso emprendimos camino a otra isla más, pero antes de eso, en el bus que nos llevaba al ferry y Krabi conocimos a una familia vasca encantadora!! Fue un placer hacer ese trayecto con vosotros Aitor y Ainhoa, y con vuestros preciosos peques!!! (Por cierto!!! Ainhoa... no te encuentro en face... :( ,  me encantaría poder contactar contigo!!)  Tras este llamamiento personal... me despido hasta el siguiente "capítulo" (esto va para mis amigos Mar y Néstor que siguen "la serie" jeje, besos chicos!! ;) ) donde os hablaré un poco más sobre otro rinconcito de este increíble país

 Hoy me voy con una canción que nos acompaña por Tailandia... y es que estos sitios invitan a querer escuchar canciones de "buen rollito playero"..






 Mientras tanto....

 Disfrutad!!!
 Besos 


 Rebe 





5 comentarios:

  1. Que ganas tenia de volver a leer el blog!!,que fotos mas bonitas,desde luego hay varias que parecen postales,me encanta el atardecer en la playa en la que apareceis los dos es digna de catálogo de agencia de viajes jeje.

    Rebeca siempre en tu linea,me encanta como nos haces vivir esos momentos y lugares maravillosos,ya cuento el tiempo para el siguiente capitulo.Muxus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda nada para el siguiente Mentzu :) No te sueltes de la mano... BESAZOS!

      Eliminar
  2. Genial este nuevo episodio! Jeje
    Ya me parecían increíbles las primeras fotos de Tailandia pero estas son aún mejor. Desde luego que estáis en un paraíso!! Disfrutad y que cada día siga mejorando la aventura, como hasta ahora. Seguimos en contacto.
    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña!! Cuento contigo "al otro lado" jeje MUAKS!

      Eliminar
  3. Madre mia que fotos,,, q ue buena pinta tiene la comida por cierto jijijiji, y como no podia ser de otra forma esa mantita en el bus jijjij, bss

    ResponderEliminar