sábado, 19 de enero de 2013

UN BUEN CORAZÓN ES LA MEJOR RELIGIÓN ..( Dalai)


 Llegó el  momento de descubrir un lugar nuevo, y he de decir que se convirtió en uno muy especial para mi. 

Éste fue el sitio donde pasé las primeras navidades alejada de mi familia y amigos, aunque les llevo conmigo (fue toda una alegría poder hablar con ellos por teléfono), donde la India "habitual" hasta ahora, llena de jaleo, desaparecía en cierto modo, donde se respiraba "un algo" diferente, y puede que gran motivo de ello fuera que nos encontrábamos en el lugar de residencia del XIV Dalai Lama y la gente que allí vive y el ambiente que se respira transmiten bastante paz. Fue un lugar donde se prestó pasar bastantes días porque aunque sabía que el viaje debía continuar, me sentía como en casa, y me costó abandonarlo.  

 Os estoy hablando de Dharamsala, en concreto de McLeod Ganj, que está a unos 4 kms de Dharamsala pueblo. Aquí estas en India, aunque en realidad es como si hicieras un viaje relámpago a Tibet, y es que éste es uno de tantos lugares al que la población tibetana tuvo que huir, donde llegó y tuvo que comenzar una nueva vida, muchos de ellos en secreto, tristemente alejados de los suyos.
Está situado muy cerca de la cordillera del Himalaya, de hecho ver estas impresionantes montañas desde la ventana es un placer. 

 Lo que más me gustó de McLeod.... tener la oportunidad de conocer al pueblo tibetano, de mezclarnos con ellos, de escuchar su historia general, y sus experiencias particulares. Se te pone el vello de punta cuando conoces un poco más sobre ellos, sobre su situación, y es que a pesar de que todos sabemos, aunque solo sea "de oídas", lo que pasa en su país, es escuchándoles mientras les miras a los ojos cuando realmente te das cuenta de la magnitud de lo que se vive allí y de lo que ellos tienen que vivir lejos de su casa. 

 El mundo no está sordo ni ciego...... pero ante esto está demostrando una indiferencia abrumadora. 
Es lamentable y vergonzoso. 



 Cualquiera puede buscar información acerca de la historia de Tibet, o de su situación actual, pero la realidad es que lleva 64 años de ocupación china, maquillada por parte del gobierno como "liberación pacífica" y tras varias asambleas de Naciones Unidas y tratados, la realidad es que es un país en el que de manera "disimulada" , oculta tras las buenas palabras del mundo del politiqueo, se está llevando a cabo un exterminio del pueblo tibetano, de sus gentes, su cultura, sus lugares.... La esterilización de mujeres, la destrucción de sus instituciones, lugares de culto, la transformación de éstos por parte de los chinos, la prohibición a hablar en su lengua, la educación a la que están expuestos desde niños las nuevas generaciones tibetanas.... haciendo uso del paso del tiempo, China está acabando con Tibet y a nadie le interesa verlo y parar los pies al gigante asiático. Muy triste. 

Fotografía tomada tras la destrucción de uno de sus templos ( pudimos verla en el museo de la residencia del Dalai Lama)




 En McLeod es habitual ver manifestaciones día si, y día también. Está repleto de carteles de tibetanos inmolados como protesta por la situación de su país, y no hablo solo de gente que tuvo que huir atravesando el Himalaya jugándose la vida, si no de gente joven, muy joven, 15, 18, 20... años. Muy pocos tras la rápida intervención de familiares, amigos o desconocidos sobreviven, pero las quemaduras son muy graves, aunque la realidad es que la gran mayoría muere en pro de una futura liberación de su país. 





 Sin duda, una situación MUY DURA. 

 Pero no os quiero hablar solo del lado triste ( aunque muy real ) de todo esto. Quiero contaros algunos detalles de lo bueno que he podido vivir de manos de este pueblo. 

 Son gente MUY amable, muy educados, he de decir que mucho más limpios que los hindús...(es una verdad aplastante), siempre con una sonrisa en los labios, con interés por conocer otras lenguas y culturas, por enseñar la suya... son un amor. 

 Nada más llegar Urtzi y yo, descubrimos un pequeño restaurante a cargo de una mujer tibetana en el que cocinaban unos momos espectaculares. Los momos son como una especie de "paquetitos" de una masa parecida a la pasta rellenos de carne, verduras, queso... lo que se quiera, hechos al vapor. Todo un descubrimiento y una delicia. 
Y platos como el Tukpa, Tingmo, Thentuk (si no recuerdo mal el nombre...)... ricos no, riquísimos!! Y en esto he de decir que mi chico se ha convertido en todo un experto cocinero!! No es que lo diga yo sin más... lo dice una titulación, y es que Urtzi ha estado aprendiendo a hacer todos estos platos y muchos más siendo alumno de Sangye, un tibetano encantador.  Personalmente os diré que me siento una privilegiada porque voy a poder seguir disfrutando de esta comida, pero hecha personalmente por mi chico!!! Está hecho todo un campeón!! Fueron unos cuantos días de trabajo, pero finalmente tiene su merecida recompensa





 Además de comer (cosa que aquí se puede apreciar que disfrutamos mucho), pudimos aprovechar a hacer un poco de senderismo que nos llevó a pueblos de los alrededores, preciosos, en los que disfrutamos de unas vistas increíbles de las montañas, de un lago sagrado en el que una familia hindú nos hizo partícipes de una de sus fiestas, de escuelas tibetanas, de templos..... nos "pateamos" mil veces el propio McLeod, conviviendo cada día con la misma gente, haciendo un recorrido simbólico en pro del pueblo tibetano con velas encendidas alrededor de las principales calles, haciendo compras.... pero lo que más me gustó del propio pueblo fue: 

 El privilegio de andar por la mismísima casa del Dalai Lama, accesible a todo el mundo (bueno, hasta la cocina no te dejan pasar claro está, pero he de decir que para tratarse del Dalai, toda una eminencia y un personaje con un gran peso a nivel mundial,se trata de una residencia muy humilde, muy cercana a su gente, y en un lugar increíble), visitando el museo (con unas imágenes, recuerdos y videos documentales impactantes), pasear por el Kora (es un lugar sagrado tibetano, tras la casa y el templo del Dalai, en medio del bosque) y bajar y pasear por el monsaterio Tse Chok Ling mientras atardece, que teníamos justo debajo de nuestra guest house, bajando hacia el valle. Podías trasladarte por un momento a Lhasa ( la capital de Tibet ). 


El pueblo de Baghsu 



Tse Chok Ling 


















En la casa de Tenzin Gyatso ( Dalai Lama) 



Como os he contado, aquí pasé las navidades. Urtzi y yo llegamos el 23 de diciembre a McLeod, así que nuestra cena de Nochebuena tuvo lugar en la terraza del restaurante del hotel, con vistas al valle, y fue a la vez que sencilla, romántica y perfecta. El Olentzero y Papá Noel nos hicieron la visita correspondiente a pesar de estar un poco lejos!! Claro está también pasamos aquí la Navidad y más tarde Nochevieja (disfrutando en un restaurante tibetano de una riquísima cena y luego de la locura de los hindús en la calle - saltan, beben y bailan en la calle sin control, y sin música... pero escapándonos del jaleo a tomar las uvas, en este caso lacasitos de chocolate, en una fiesta con un grupo de tibetanos en una galería suya de arte convertida en improvisada discoteca, la noche fue divertida) y Año Nuevo. Pero estábamos tan encantados con el lugar que el resto del grupo se marchó a su siguiente parada del viaje y nosotros decidimos quedarnos un poco más, así que Melchor, Gaspar y Baltasar nos hicieron también aquí una visita. 
Unas navidades diferentes, pero completas. 

Después de unos días más aprovechando a visitar pueblos de alrededor, y apurando la propia ciudad, Urtzi y yo emprendimos camino a la siguiente parada... pero como deduciréis....esto os lo cuento el próximo día. 

Y estando en casa del Dalai, no puedo marcharme sin dejaros con una de sus muchas reflexiones, que me encanta y además se convirtió en uno de los detalles de navidad, y con "la banda sonora" de McLeod, cuando vas por sus  calles, en los puestos suena siempre esta canción que es uno de sus mantras. 

Nunca te rindas
No importa lo que esté sucediendo
Nunca te rindas
Desarrolla el corazón
Demasiada energía se gasta desarrollando la mente
en lugar del corazón
Sé compasivo
Trabaja por la paz
y lo digo de nuevo
Nunca te rindas
No importa lo que esté sucediendo
No importa lo que esté pasando a tu alrededor
Nunca te rindas.
XIV Dalai Lama


  




Disfrutad, 
Besos 
Rebe











4 comentarios:

  1. Increíble hermana, menudo Final de año, Reyes y Año Nuevo.... uuufff y de aquí para adelante sin mirar atrás y sin RENDIRTE..... Besos (Raquel)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! ya sabes que aunque ande un poco lejos... os llevo conmigo! te quiero, besos

      Eliminar
  2. Hola Preciosa,una historia conmovedora y triste,la vida es injusta,la ambición del poder de los mas grandes por acaparar y quedarse con territorios cargándose la cultura de los pueblos creyendo que no habrá memoria histórica.
    Os imagino a los dos tortolitos pasando la navidad,me alegro que tu pudieras hablar con los tuyos y me entristece que Urtzi lo intentara sin éxito,que pena me dió cuando me dijo que estuvo llamando y no estábamos,que rabia!!,pero mi consuelo es que estuvo esos dias tan especiales al lado de una mujer maravillosa y que le quiere mucho y sé que el a ti tambien.Bueno que me pongo tonta...Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola solete!, muchas gracias por dejar siempre tus preciosas palabras!
    Si que fue una pena no poder contactar, pero con el jaleo de esos días era una posibilidad, había que intentarlo al menos, lo bueno es que estamos en contacto siempre ;)
    Un beso

    ResponderEliminar