domingo, 13 de enero de 2013

RUMBO AL NORTE

 Llegó el momento de dejar atrás Varanasi, y coger de nuevo las mochilas, darse un viaje de los buenos (de esos de unas 15 horas en tren) y emprender camino al norte de India.

 Lo más divertido es llegar a la estación a primerísima hora, volverte loco buscando el andén que te corresponde y cuando ha pasado media hora de la que se supone era la de salida... y ves que tu tren no llega... al final te enteras de que lo has perdido y te toca esperar más al siguiente...

 Pero como todo en esta vida, las cosas pasan siempre por algo, y esto nos permitió conocer a un encanto de pareja. Un matrimonio que viajaba también por India, él griego, ella turca, ambos chicos de mundo y una ayuda impagable!!

 Tras aclarar de nuevo el tema billetes y horarios, por fin conseguimos subirnos al tren que nos llevaría destino a HARIDWAR

 Lo primero que pensé nada más llegar fue: "¡¡qué gustazo no respirar polución!!" y es que se notaba que ya no estábamos en una gran urbe, si no en un pueblecito de montaña, todo un placer. Así que era hora de buscar alojamiento, dejar todos los "cachibaches" y salir a explorar el lugar y mezclarnos con la gente

 La habitación de la Guest House de Haridwar era bastante grande, pero fría como una nevera!! Lo mejor... la ducha, salía ardiendo!! y eso cuando eres una persona a la que le encanta el agua tan caliente que llegues al límite de que casi te provoque quemaduras de tercer grado... se agradece, y mucho. 

Cuando llegamos comenzamos por la primera "rueda de reconocimiento", eso si, tomando antes de nada un té para coger fuerzas, descubriendo cómo un grupo de locales afeitaban la cabeza a otro grupo de hombres, intuyo que por algún tipo de costumbre religiosa claro, no creo que todos se pusieran de acuerdo ese día para hacerse un cambio de look, incluidos niños, y todos el mismo. 





Haridwar me gustó bastante, al principio del pueblo, aunque como decía antes se notaba bastante que no había tanta contaminación y se agradecía, no dejaba de ser una calle enorme muy similar al resto de las grandes ciudades de India. Pero una vez empiezas a adentrarte en sus callejuelas, ves que son más estrechas, repletas de tiendas con todo tipo de artículos, especias, encurtidos, perfumerías, farmacias, restaurantes, talleres de esculturas (aquí tienen pasión por hacer esculturas de sus dioses, sobre todo de Shiva), ropa.... Había mucho que ver, incluida la improvisada casa del sadhu en uno de los paseos a orillas del rio. Pero lo interesante era llegar hasta el río, y es que aquí el Ganges (que no tiene nada que ver a cómo está en Varanasi) es enorme y tiene una fuerte corriente, por
lo que para la gente que se mete, hay enganchadas a los escalones cadenas a las que poder agarrarse para que no les arrastre la corriente, y en caso de que lo haga, queda la esperanza de poder agarrarse a las que también han añadido bajo uno de los puentes. Vamos, que es muy apetecible darse un bañito, tanto por la corriente como por lo fresquita
que parecía estar. Aún así la gente se baña sin parar en él, y sigue haciendo sus quehaceres cotidianos en los ghats, incluida como no la diaria ofrenda al río al atardecer o Puja. 









En Haridwar estuvimos varios días, durante los cuales aprovechamos para pasear todos juntos o cada uno a su "libre albedrío" para descubrir nuevos rincones. Para mi, personalmente fue una estancia MUY agradable. A veces volvíamos a coincidir con nuestros amigos mediterráneos, cenábamos y paseábamos con ellos mientras intercambiábamos curiosidades de nuestros respectivos países y culturas.




En otros ratos nos fuimos a pasear por los alrededores, descubriendo una gran "lavandería", un parque con una 
escultura de Shiva de unos 12 metros impactante en el que paramos a tomar un té preparado con la ayuda de un pinche 

muy peculiar, más y más esculturas (ya os avisé de que en este pueblo les 
encantan) dentro del río o a lo largo de los paseos entre árboles que hay por el pueblo. Urtzi y yo andamos unos 
7 kilómetros o algo más hacia las afueras descubriendo más templos, a un policía muy agradable que resultó ser de uno de 
nuestros siguientes destinos de montaña que ya descubriréis..., ashrams - son como residencias en las que se practica
 meditación a cambio de prestar tus servicios a la comunidad trabajando con y para ellos - en los que había más, 
como no, esculturas increíbles.... residencias de Sadhus, "chucherías internacionales con sabor a India" e incluso la 
grabación de un programa de la televisión India en el que se retransmitió un concierto, el cual por cierto estuvo muy 
bien, el hombre cantaba genial y parece que era bastante conocidillo por aqui. En definitiva, un pueblecito con MUCHO 
encanto, en el que se respiraba aire puro y en el que a pesar del fresco que ya se notaba al estar más en montaña, 
su gente era muy cálida. 
















El particular "pinche de cocina" : 



Nuestra estancia en Haridwar no fue muy larga, y nos despedimos de este bonito pueblo mientras emprendíamos 
camino a la siguiente parada.... el mundialmente conocido Risikesh. 


Siento no poder compartir apenas fotos propias de este increíble pueblecito con vosotros, pero tuvimos un pequeño problema 
técnico estos días y perdimos unas cuantas fotos, entre ellas las que habíamos hecho aquí. Aún así os dejo alguna para que veáis como es: 







Me dió muchísima pena y rabia no poder recuperarlas, pero os diré que por Risikesh han pasado cantidad de 
personalidades internacionales, que los Beatles en su día compusieron un disco allí (de hecho esto queda patente 
en el lugar, cafeterías dedicadas a ellos, camisetas y demás "merchandising", e incluso un grupo de chicos europeos 
que llevaban gafas de sol muy al estilo de ellos, aunque a éstos últimos simplemente nos los cruzamos, no suelen 
estar allí "expuestos" como un artículo más... jeje) y que es un sitio MUY tranquilo. 
La zona del caso viejo está en un lado del río y en ella están la mayoría de establecimientos turísticos. Volvemos a 
seguir el camino del Ganges, en este punto más puro aún y con alguna que otra playita. Y al otro lado está plagado 
de comercios locales, hoteles y 

ashrams. Ambos lados están comunicados por dos puentes colgantes plagados de monos, muy estrechos y que se mueven 
bastante para mi gusto... pero es parte del encanto del pueblo. 

Uno de los días paseamos entre árboles, descubriendo un templo en mitad de la nada, camino de unas cataratas que 
no llegamos a encontrar ( esto me recuerda de nuevo que no tengo fotos de todo aquello!! ) pero mereció mucho la 
pena el paseo. 


En este pueblo se nota, y mucho, el turismo, y sobre todo la cantidad increíble de gente que se acerca hasta aquí 
a aprender o practicar yoga, es un pueblo totalmente "yogatizado" (vale, este palabro me lo acabo de inventar...) 



En definitiva, Risikesh es un lugar para no perderse. 

Después de una estancia de varios días aquí, Urtzi y yo nos despedimos temporalmente del resto del grupo, ya que 
cogimos el día 23 de diciembre un autobús estatal (ellos cogieron uno privado unos días más tarde) en el que tras 
un viaje de unas 15 horas ( no hay que perder las costumbres... jeje) en una tartana (si, de esos típicos autobuses 
que se ven en las pelis, destartalados totalmente y que parece que se van a romper de un momento a otro ) fuimos 
directos a pasar las navidades a uno de los pueblos que más me han marcado de este peculiar país y en el 
que más tiempo he pasado. Pero esto os lo contaré en el próximo post... 


Hasta entonces, solo me queda dejaros con una cita que creo que dice una GRAN verdad y una nueva canción que me ha encantado

“Para abrir nuevos caminos, hay que inventar; experimentar; crecer, correr riesgos, romper las reglas, equivocarse… y divertirse.”
( Mary Lou Cook )

Después de esto, solo añadiré..... animáos a divertiros !! Yo lo hago, y os aseguro que merece la pena 
Mil besos, 
Rebe 


















5 comentarios:

  1. Que bonitas fotos,la pena que se perdieron otras,pero mejor no pensarlo,de todos modos la que menos me a gustado es la de la filomena de la cocina.Muxus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mentzu!! si, fue una pena, pero bueno, esas imágenes quedarán en la memoria... qué remedio. Jajaja, imaginaba que resultaría la más "desagradable" pero bueno, por aquí es una más y ese día quería algo de protagonismo... Te queremos! Muchos besos!!

      Eliminar
    2. Hola de nuevo guapa,no habia visto tu respuesta,nosotros tambien te queremos a ti,eres lo mejor que le ha pasado a mi hijo.Muakkkkk!!

      Eliminar
  2. ¡Qué alegría!
    Después de la anterior entrada que por el tema " muerte" nos ponía los pelos de punta, ahora pasamos a un tono muy positivo con unas fotos excelentes. Nos cuentas vuestras vivencias, de una forma tan atractiva... que los que aquí estamos, sentimos una gran envidia y nos alegramos por vosotros.

    Besos para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Garbiñe!! Es cierto que después de Varanasi tocaba un poco de optimismo... jeje Me alegro de que estés siempre a nuestro lado siguiendo nuestros pasos, un fuerte abrazo!

      Eliminar