martes, 29 de enero de 2013

JALDI MILENGE INDIA

O lo que es lo mismo..... "Nos veremos pronto India" ........en hindi. 

Aquí se acaba el paseo por parte de la India, pero volveré en otra ocasión a descubrir mucho más de este país que me ha cautivado.

Me voy con muy buen sabor de boca, he visto lugares increíbles, me he sorprendido, y acostumbrado, con la vida de aquí, me llevo las sonrisas de la gente que es lo que más me ha gustado y me ha marcado, y miles (literalmente) de instantáneas para el recuerdo. 

Muchas experiencias, muchos kilómetros (este país es enorme!!); ahora un viaje de una punta de España a la otra se me va a hacer muy corto... muchos recuerdos son los que me llevo en la maleta que estarán conmigo para siempre. Es imposible enseñar todo lo que pasa en cada lugar, aunque he intentado contaros mucho de lo que vivimos  y espero que os haya gustado. 

Aquí no acaba el viaje, ahora viene el segundo capítulo de unos cuantos más... y la verdad que tengo muchas ganas de vivirlo y enseñaroslo. Espero que, aunque los post puedan ser más espaciados (es posible que tenga menos conexión ), sigáis ahí, compartiendo conmigo cada experiencia. 
Yo estaré deseando contaros acerca de los nuevos lugares que piso.

Quedan horas.... y emprenderemos camino al paraíso.... Tailandia


BYE BYE INDIA......



... HELLO THAILAND...



Disfrutad!!!
BESOS
Rebe 


lunes, 28 de enero de 2013

TODO TIENE "SU AQUEL"

 Antes de marcharme de India, os comenté que os hablaría un poco de lo que son "los trapitos" de aquí, y solo podía empezar con el más famoso de India... el Sari. 

 Su nombre proviene del sánscrito, concretamente de la palabra Sati, que significa "una banda de tela" y según los vestigios encontrados, se piensa que se creó en torno a los años 2.800 y 1.800 a.c. El primero que "se vió" fue el que lucía una escultura del Valle del Indo, y se trataba de un hombre, por lo que en sus inicios, la prenda era unisex.....Vamos, que tiene unos pocos años. 

 Su longitud va desde los 4 a los 9 metros, lineales, sin costuras, y todo él se enrolla alrededor del cuerpo de la mujer. Su colocación más habitual es envolver la cintura  y la tela sobrante pasarla por encima del hombro. 
Debajo del sari se suele llevar una falda que se llama Lehenga y una pequeña blusa que se llama Choli. Éste suele ser de manga corta y con cuello redondo, aunque a día de hoy los hay de tirantes, con la espalda descubierta, de cuello alto.... todo se adapta. 

El dibujo que podéis ver aquí refleja la manera más sencilla de colocarlo. Pertenece al estilo Nivi. 


El mundo del sari es muy extenso y hay diferentes estilos populares de llevarlo, los cuales a medida que vas pasando por la India te das cuenta de que se diferencian fácilmente.  Se sabe que hay hasta unas 80 formas de ponerlo, diferentes, dependiendo de la casta, la región y estados a los que se pertenezca... como el estilo Nivi (que es el del dibujo) , o algún otro como el estilo Gujarati o Rajasthani, muy similar al Nivi, pero en este caso el final decorativo (o pallu) cae sobre el hombro derecho en lugar del izquierdo y las mujeres suelen incluso taparse la cabeza con el pallu; el estilo Madisaara, que es de los más complicados de colocar y no son más cortos de 8 metros, el estilo Kodagu, en el que los pliegues que suelen hacerse en la cintura en la parte delantera al comienzo, suelen ir en la parte trasera y el pallu se coloca cuidadosamente sobre el hombro derecho y se fija con un broche..... en definitiva, como decía, muchas formas de colocarlo, estas son solo algunas. 

 En este viaje el que más vi o el más significativo era un estilo Rajasthani, con alguna variación, y es que aprender los 80 estilos es un poco complicado, pero conseguí  distinguir varios, como lo que lleva una mujer rajastaní de una del Punjab por ejemplo. 

Os enseño unas pocas fotos de mujeres con las que me crucé a lo largo de este recorrido.




Aquí os pongo cuatro fotos que aunque no son mías, son de zonas por las que he pasado, y es que me encantaron sus colores y ellas, son tal y como se ven por aqui 


 Una de las cosas más características de los saris son sus vivos colores, y como todo, cada uno de ellos tiene su significado, aunque supongo que como en todos lados, también elegirán colores en función de lo bonitos que les parezcan. Por ejemplo, el amarillo significa que la mujer tiene hijos menores de 6 meses y está vinculado a la prosperidad, el blanco es el color del luto y se relaciona con la fe y la pureza (el extremo contrario a occidente, que suele ser el negro), el rojo es el elegido para las bodas, sobre todo por tradición, aunque dependiendo de la zona, muchas novias visten saris blancos como en Guajarati Assam. 



Las dos instantáneas siguientes de bodas no son mías, no tuve la suerte de ser invitada a ninguna... pero para que veáis otro ejemplo más


Cada detalle de un sari, desde el modo de ponerlo, el color, los estampados, los bordados,... tienen un significado más allá de la mera moda (otro ejemplo más es el caso del sari rajastaní, si lleva un ribete plateado bordado, esa mujer es madre de un varón) 




Otra de las cosas que llama la atención de la vestimenta femenina es la cantidad de accesorios que lucen, ya sea a diario o en las ceremonias... y como no, cada uno  "tiene su aquel" o significado, además de llevarlo por lucir un propio estilo. En la tradición hindú la decoración es una característica importante de la belleza exterior, y en los actos especiales se suelen lucir 16 adornos juntos, incluyendo una joya en la frente que significa que se honra la tradición o el aro de la nariz unido a la oreja, que significa que está casada. 
Además hay algo muy característico, y es el bindi, o " puntito rojo" que suelen llevar en la frente. Pues bien,   su origen es religioso, y dependiendo de la deidad a la que se adore se aplica de diferente manera, unos en forma de "U", otros en forma de lágrima... en color rojo, amarillo o azafrán, normalmente los hombres usan un punto alargado o Tilaka y las mujeres uno redondo ( el bindi como tal ). Suele conocerse también como "tercer ojo". 


 Pero no todo lo que se ve por aquí son mujeres y saris, al igual que con la ropa femenina, con la masculina también hay muchas variantes, en cuanto a ropajes "tradicionales" se refiere, porque  la gran mayoría de hombres, por lo general, visten de forma bastante "descuidada" por llamarlo de algún modo. Camisas, pantalones, zapatos, jerseys.... occidentales, pero como de hace 30 años y sin ningún tipo de orden, o en el caso de gente más joven... basándome en mi gusto... le cambiaría la combinación o el estilo a más de uno... pero esto es solo opinión personal... jeje. 

Pero a  los que visten de acuerdo a sus costumbres religiosas o tradicionales, se les distingue fácilmente, musulmanes, sijs, sadhus.... 

                       
                                                     Hombre musulmán 

  

                                                                          Sadhu 



Vestimenta india tradicional ( Kurta ) 


El Kurta es una prenda tradicional india, lo usan tanto mujeres como hombres, es como una camisola que llega por encima o justo por debajo de la rodilla. Cuando lo lucen con pantalones estrechos debajo se denomina Payama Kurta, o suelen lucirlos con lo que se denomina Dhoti, que es una tela sin costuras, la herencia más antigua de la moda hinduísta masculina y que al igual que el sari, según la región y costumbres se ajusta de varias maneras al cuerpo. El Dhoti se considera prenda de tradición nacional y es habitual ver cómo lo lucen políticos, músicos y diferentes "personalidades". 



No os voy a "marear" mucho más con las vestimentas indias, solo añadiré que "son un mundo". Lo que me llama la atención es que tienen muchas combinaciones y prendas tradicionales diferentes, y que a dia de hoy la gran mayoría de la gente las luce, no se han perdido, más bien todo lo contrario, aunque es cierto que entre la gente más joven poco a poco se va imponiendo un estilo más occidental.





Ya os conté que en India compré un Sari ( era impensable irme de aqui sin uno), pero además de eso, en este recorrido han caído unas pocas compritas que hoy aprovecho a compartir con vosotros. Poca cosa conociéndome... pero llevando una mochila no se puede cargar demasiado... 

Pañuelo con motivos "hindus" 



Babuchas compradas en Kapurthala y Nueva Delhi respectivamente 



Cinturón-bandolera de cuero ( Nueva Delhi) 



Bolso de McLeod 



Pulseras varias ( Nueva Delhi) 




Camisa vaquera Nueva Delhi 


Chaqueta Tibetana (comprada en McLeod), MUY calentita, por dentro está forrada completamente de pelo... ni gota de frío con ella!! 


Regalos especiales de navidad :D 




Y por supuesto algo para alimentar la neurona y entretenerme en algunos ratos de relax y ya de paso refrescar el inglés... 


Y después de este rato haciéndoos leer un poco acerca de mis tan adorados "trapitos", no os entretengo más por hoy y me despido dejándoos una de las bandas sonoras de una película India que me encanta y que seguro que os suena.... Slumdog Millionaire 




Disfrutad!!!
Besos, 
Rebe 






















miércoles, 23 de enero de 2013

GOLDEN


 Hora de seguir el camino... y en este caso abandonábamos el frío del estado de Himachal Pradesh y nos pasábamos a las temperaturas más cálidas del Punjab. Era momento de volver a la India "auténtica", de nuevo al caos del tráfico, el regateo... así que nos metimos en el correspondiente bus y tras pasar por Phatankot, llegamos a la parada: AMRITSAR

 Esta ciudad alberga el Templo Dorado, que es el santuario más sagrado del sijismo. El templo está en medio de un estanque sagrado y si a simple vista llama mucho la atención, os aseguro que verlo, tocarlo y estar dentro es alucinante. Es todo tal cual se ve, dorado, cuidado hasta el mínimo detalle. Dentro hay varias plantas, con una galería principal donde llevan a cabo sus rezos en honor a su libro sagrado.
El sijismo es una religión india que fue fundada por Gurú Nanak en India. Surgió en medio del conflicto entre el hinduísmo y el islamismo. "Sij" podríamos decir que significa "discípulo, el que aprende".

La doctrina del sijismo se basa en la creencia en un único Dios y en las enseñanzas de los diez gurús del sijismo, recogidas en el libro sagrado de los sijes, el Gurú Granth Sahib. Hay unos 23 millones de sijes en el mundo, lo cual la convierte en la novena religión mundial.
Se cree en un Dios panteísta, o lo que es lo mismo, para ellos el mundo y Dios son lo mismo. el Universo, la naturaleza y Dios son equivalentes.
Los sijs siguen lo que llaman las cinco "K": 
  • kesh: pelo largo sin cortar
  • khanga: un pequeño peine de madera para recogerse el pelo
  • kara: un brazalete metálico
  • kacha: ropa interior de algodón
  • kirpán: en sus orígenes era una espada ceremonial, pero actualmente no es más que una pequeña daga. Simboliza poder y libertad de espíritu, autorrespeto, la lucha constante del bien y la moralidad sobre la injusticia. El kirpán nunca debe desenvainarse para atacar, pero puede usarse para la autodefensa o para proteger a un tercero.



 Estuvimos varios días en Amritsar. En la zona del templo además tienen un comedor ENORME que da durante todo el día comida gratuita, donde puedes sentarte con cientos de personas a compartir un bocado. Nosotros fuimos por la noche, y Urtzi repitió de nuevo durante el día. 
La verdad es que está bastante cuidado, y además en las calles también van repartiendo tés y comida a todo el que quiera acercarse.




 Además de visitar el templo, tanto de noche como de día, nos acercamos a Attari, que es donde se encuentra la frontera entre India y Pakistán, y donde cada día "se monta el espectáculo" en el que abren las puertas de las fronteras, los correspondientes militares de cada país desfilan y hacen una especie de "enfrentamiento" y a la vez se saludan formalmente y bajan las respectivas banderas. Hasta aquí más o menos normal, la historia toma tintes de show cuando llegas, ves que a ambos lados hay gradas que se abarrotan de gente, en las cuales, antes de que empiece todo, bailan y gritan "para que el país vecino vea quién hace más ruido y se lo pasa mejor" y una vez empieza todo, siguen vitoreando sin parar. En definitiva... son dos países que no tienen para nada buena relación hoy día, pero aunque sea para "montar el número" allí y sacar beneficio se han puesto bastante de acuerdo. Toda una curiosa experiencia. 






Amritsar nos dió para varios días, en los que nos recorrimos todas sus calles, conocimos a gente como un policía forofo del Barça que nos llevó en su coche oficial hasta el parque Jalianwala que queríamos visitar. Aquí, y tal y como aparece en una película sobre Gandhi, se llevó a cabo una masacre, donde cientos de indios fueron encerrados y asesinados a sangre fría por un batallón británico, sin ninguna justificación. Fue un sitio sobrecogedor donde aún pueden observarse las marcas de las balas que se emplearon, donde pudimos leer historias de algunos de los familiares de los que sufrieron ese encierro, como la de Ratan Devi, una mujer que escuchó los disparos desde casa y cuando los ingleses se marcharon del parque fue a buscar el cuerpo de su marido, al lado del que pasó toda la noche hasta que encontró ayuda para poder trasladarle a su casa. 
Pero no todo fue recordar momentos tristes. Allí nos encontramos una familia del sur de India que se acercó a pedirnos unas fotos y tras tener una agradable charla con ellos, seguimos nuestro día. 
Para quitar un poco "el mal sabor de boca" de aquella historia, nada más salir vi a un elefante, y me acerqué rápidamente a sacarle una foto, estaba muy guapo! 



Después de descubrir más rincones de Amritsar, de pasar ratos tranquilamente en un parque a espaldas del templo, de disfrutar y exprimir en definitiva la ciudad... movimos ficha a la siguiente parada....



Y estando al lado no podía ser de otra manera.... ¿Alguien ha leído esta novela o le suena de algo?


Pues para los que la conozcáis os podéis imaginar el destino....y los que no sepáis nada de ella... venga, os lo desvelo. Se trata de la ciudad de Kapurthala. 
En la novela Javier Moro nos habla de la India de primeros de 1900, del matrimonio de una joven española ( Anita Delgado) con el Maharajá de Kapurthala. Narra una historia de amor, y traición. Según el propio autor: "He escrito esta novela, no por el deseo de inventar nada, si no al contrario, para reflejar mejor el sabor de una época, así como los olores y colores de la India, las prodigiosas extravagancias de los últimos maharajás y la irresistible personalidad de Anita Delgado, fiel a sus sentimientos hasta que logró conquistar su propia libertad". Bajo mi punto de vista,  muy recomendable. 

Es divertido y sobre todo interesante ver "en vivo y en directo" tantas cosas de las que sabía su existencia "de oídas", por leer, estudiar o similar... y pasear por esta ciudad, por donde hace tanto tiempo paseó una maharaní española....ver el palacio (que por cierto a día de hoy es un colegio y una base militar estatal) ,ver los edificios de entonces, algo deteriorados y poco cuidados eso si... es bastante interesante. He de decir que Kapurthala me gustó mucho. 
Además tiene un cierto diseño occidental, las calles son amplias, residenciales, y se pueden ver casas bastante diferentes a lo que es habitual en India. 
Otra cosa que me encontré fue una tienda de Adidas con grandes carteles del Real Madrid jeje. Vale, aquí Real Madrid y Barça son bastante conocidos como es de esperar... pero no me imaginaba encontrar esto en Kapurthala precisamente, no es demasiado grande ni tiene mucho turismo... se me hizo raro, simplemente fue  una anécdota. 



Terminamos nuestra visita a esta histórica ciudad y tras coger el pertinente transporte, llegamos a Jalandhar. Ésta es una ciudad bastante grande, pero sin nada especialmente reseñable, por lo que se convirtió en un lugar de paso. 

El siguiente y último destino de este increíble recorrido por India era su gran capital de nuevo: Delhi. Así que una vez acomodados en el tren que cogimos en Jalandhar, pusimos rumbo a nuestro inicial y final destino de este enorme e increíble país. 
Ahora mismo os escribo estas líneas desde Delhi, mientras apuramos días visitando un poco más esta gran urbe y aprovechamos a hacer algunas compras, antes de emprender viaje y dar el salto a otro país. Pero éste os lo desvelaré en breve. 

Antes de hacerlo os comentaré alguna que otra cosilla, sobre India... pero sobre su moda... y es que al fin y al cabo "Soft Closet" trata principalmente de "los trapitos" y no me gustaría "cerrar" el capítulo de India sin mostraros un pedazo de lo que más me gusta, adaptado a este país. 

Mientras tanto... solo me queda deciros......

DISFRUTAD!!
Besos, 
Rebe 
























sábado, 19 de enero de 2013

UN BUEN CORAZÓN ES LA MEJOR RELIGIÓN ..( Dalai)


 Llegó el  momento de descubrir un lugar nuevo, y he de decir que se convirtió en uno muy especial para mi. 

Éste fue el sitio donde pasé las primeras navidades alejada de mi familia y amigos, aunque les llevo conmigo (fue toda una alegría poder hablar con ellos por teléfono), donde la India "habitual" hasta ahora, llena de jaleo, desaparecía en cierto modo, donde se respiraba "un algo" diferente, y puede que gran motivo de ello fuera que nos encontrábamos en el lugar de residencia del XIV Dalai Lama y la gente que allí vive y el ambiente que se respira transmiten bastante paz. Fue un lugar donde se prestó pasar bastantes días porque aunque sabía que el viaje debía continuar, me sentía como en casa, y me costó abandonarlo.  

 Os estoy hablando de Dharamsala, en concreto de McLeod Ganj, que está a unos 4 kms de Dharamsala pueblo. Aquí estas en India, aunque en realidad es como si hicieras un viaje relámpago a Tibet, y es que éste es uno de tantos lugares al que la población tibetana tuvo que huir, donde llegó y tuvo que comenzar una nueva vida, muchos de ellos en secreto, tristemente alejados de los suyos.
Está situado muy cerca de la cordillera del Himalaya, de hecho ver estas impresionantes montañas desde la ventana es un placer. 

 Lo que más me gustó de McLeod.... tener la oportunidad de conocer al pueblo tibetano, de mezclarnos con ellos, de escuchar su historia general, y sus experiencias particulares. Se te pone el vello de punta cuando conoces un poco más sobre ellos, sobre su situación, y es que a pesar de que todos sabemos, aunque solo sea "de oídas", lo que pasa en su país, es escuchándoles mientras les miras a los ojos cuando realmente te das cuenta de la magnitud de lo que se vive allí y de lo que ellos tienen que vivir lejos de su casa. 

 El mundo no está sordo ni ciego...... pero ante esto está demostrando una indiferencia abrumadora. 
Es lamentable y vergonzoso. 



 Cualquiera puede buscar información acerca de la historia de Tibet, o de su situación actual, pero la realidad es que lleva 64 años de ocupación china, maquillada por parte del gobierno como "liberación pacífica" y tras varias asambleas de Naciones Unidas y tratados, la realidad es que es un país en el que de manera "disimulada" , oculta tras las buenas palabras del mundo del politiqueo, se está llevando a cabo un exterminio del pueblo tibetano, de sus gentes, su cultura, sus lugares.... La esterilización de mujeres, la destrucción de sus instituciones, lugares de culto, la transformación de éstos por parte de los chinos, la prohibición a hablar en su lengua, la educación a la que están expuestos desde niños las nuevas generaciones tibetanas.... haciendo uso del paso del tiempo, China está acabando con Tibet y a nadie le interesa verlo y parar los pies al gigante asiático. Muy triste. 

Fotografía tomada tras la destrucción de uno de sus templos ( pudimos verla en el museo de la residencia del Dalai Lama)




 En McLeod es habitual ver manifestaciones día si, y día también. Está repleto de carteles de tibetanos inmolados como protesta por la situación de su país, y no hablo solo de gente que tuvo que huir atravesando el Himalaya jugándose la vida, si no de gente joven, muy joven, 15, 18, 20... años. Muy pocos tras la rápida intervención de familiares, amigos o desconocidos sobreviven, pero las quemaduras son muy graves, aunque la realidad es que la gran mayoría muere en pro de una futura liberación de su país. 





 Sin duda, una situación MUY DURA. 

 Pero no os quiero hablar solo del lado triste ( aunque muy real ) de todo esto. Quiero contaros algunos detalles de lo bueno que he podido vivir de manos de este pueblo. 

 Son gente MUY amable, muy educados, he de decir que mucho más limpios que los hindús...(es una verdad aplastante), siempre con una sonrisa en los labios, con interés por conocer otras lenguas y culturas, por enseñar la suya... son un amor. 

 Nada más llegar Urtzi y yo, descubrimos un pequeño restaurante a cargo de una mujer tibetana en el que cocinaban unos momos espectaculares. Los momos son como una especie de "paquetitos" de una masa parecida a la pasta rellenos de carne, verduras, queso... lo que se quiera, hechos al vapor. Todo un descubrimiento y una delicia. 
Y platos como el Tukpa, Tingmo, Thentuk (si no recuerdo mal el nombre...)... ricos no, riquísimos!! Y en esto he de decir que mi chico se ha convertido en todo un experto cocinero!! No es que lo diga yo sin más... lo dice una titulación, y es que Urtzi ha estado aprendiendo a hacer todos estos platos y muchos más siendo alumno de Sangye, un tibetano encantador.  Personalmente os diré que me siento una privilegiada porque voy a poder seguir disfrutando de esta comida, pero hecha personalmente por mi chico!!! Está hecho todo un campeón!! Fueron unos cuantos días de trabajo, pero finalmente tiene su merecida recompensa





 Además de comer (cosa que aquí se puede apreciar que disfrutamos mucho), pudimos aprovechar a hacer un poco de senderismo que nos llevó a pueblos de los alrededores, preciosos, en los que disfrutamos de unas vistas increíbles de las montañas, de un lago sagrado en el que una familia hindú nos hizo partícipes de una de sus fiestas, de escuelas tibetanas, de templos..... nos "pateamos" mil veces el propio McLeod, conviviendo cada día con la misma gente, haciendo un recorrido simbólico en pro del pueblo tibetano con velas encendidas alrededor de las principales calles, haciendo compras.... pero lo que más me gustó del propio pueblo fue: 

 El privilegio de andar por la mismísima casa del Dalai Lama, accesible a todo el mundo (bueno, hasta la cocina no te dejan pasar claro está, pero he de decir que para tratarse del Dalai, toda una eminencia y un personaje con un gran peso a nivel mundial,se trata de una residencia muy humilde, muy cercana a su gente, y en un lugar increíble), visitando el museo (con unas imágenes, recuerdos y videos documentales impactantes), pasear por el Kora (es un lugar sagrado tibetano, tras la casa y el templo del Dalai, en medio del bosque) y bajar y pasear por el monsaterio Tse Chok Ling mientras atardece, que teníamos justo debajo de nuestra guest house, bajando hacia el valle. Podías trasladarte por un momento a Lhasa ( la capital de Tibet ). 


El pueblo de Baghsu 



Tse Chok Ling 


















En la casa de Tenzin Gyatso ( Dalai Lama) 



Como os he contado, aquí pasé las navidades. Urtzi y yo llegamos el 23 de diciembre a McLeod, así que nuestra cena de Nochebuena tuvo lugar en la terraza del restaurante del hotel, con vistas al valle, y fue a la vez que sencilla, romántica y perfecta. El Olentzero y Papá Noel nos hicieron la visita correspondiente a pesar de estar un poco lejos!! Claro está también pasamos aquí la Navidad y más tarde Nochevieja (disfrutando en un restaurante tibetano de una riquísima cena y luego de la locura de los hindús en la calle - saltan, beben y bailan en la calle sin control, y sin música... pero escapándonos del jaleo a tomar las uvas, en este caso lacasitos de chocolate, en una fiesta con un grupo de tibetanos en una galería suya de arte convertida en improvisada discoteca, la noche fue divertida) y Año Nuevo. Pero estábamos tan encantados con el lugar que el resto del grupo se marchó a su siguiente parada del viaje y nosotros decidimos quedarnos un poco más, así que Melchor, Gaspar y Baltasar nos hicieron también aquí una visita. 
Unas navidades diferentes, pero completas. 

Después de unos días más aprovechando a visitar pueblos de alrededor, y apurando la propia ciudad, Urtzi y yo emprendimos camino a la siguiente parada... pero como deduciréis....esto os lo cuento el próximo día. 

Y estando en casa del Dalai, no puedo marcharme sin dejaros con una de sus muchas reflexiones, que me encanta y además se convirtió en uno de los detalles de navidad, y con "la banda sonora" de McLeod, cuando vas por sus  calles, en los puestos suena siempre esta canción que es uno de sus mantras. 

Nunca te rindas
No importa lo que esté sucediendo
Nunca te rindas
Desarrolla el corazón
Demasiada energía se gasta desarrollando la mente
en lugar del corazón
Sé compasivo
Trabaja por la paz
y lo digo de nuevo
Nunca te rindas
No importa lo que esté sucediendo
No importa lo que esté pasando a tu alrededor
Nunca te rindas.
XIV Dalai Lama


  




Disfrutad, 
Besos 
Rebe