sábado, 22 de diciembre de 2012

Bond... James Bond..

De nuevo, tocaba levantarse temprano y coger las mochilas y la carretera con ganas para descubrir la siguiente parada… No sin antes hacer un alto en el camino para visitar los templos de Ranakpur, que para mí han sido los más bonitos hasta ahora 



 Desde luego encontrar esto rodeado de montaña, fue un oasis en mitad del tedioso camino plagado de asfalto en malas condiciones.








Lo que iba a ser una visita express, se convirtió en una tranquila y agradable parada. Era un lugar en el que realmente te apetecía estar, cuando estas dentro, se respira paz y propicia el contacto con locales. Allí conocimos a una familia de un pueblo cercano que había ido de visita, Urtzi hizo muy buenas migas con ellos y le preguntaron si tenía novia y si quería casarse conmigo, rápidamente organizaban una boda en su ciudad!! Cuando me lo contó fue un momento muy divertido y a la salida yo también les conocí y como no, nos hicimos las correspondientes fotos juntos.


Fuera de los templos estábamos rodeados de monos, y perros claro ( en India hay muchos no, muchísimos perros callejeros ), y eso también dio juego para hacerles algunas fotos y videos, aunque no por mucho tiempo, ya que no es muy aconsejable estar debajo de un grupo de monos… pueden caerte cosas a la cabeza o pueden molestarse un poco.


Hecha la parada correspondiente, tocaba seguir el camino… y después de unas horas, por fin llegamos a nuestro destino: La Ciudad de “Octopussy”. Vale, no es que se llame así, pero en ella se grabó parte de esa película del famoso 007, si, Bond, James Bond… Pero vale, os diré su nombre real si insistís… La ciudad en cuestión es UDAIPUR.
Aquí se empezaba a notar algo más el turismo, pero desde luego este lugar merece mucho la pena. Me pareció precioso!! Es posible que de lo que os he contado hasta ahora parezca muy repetitivo el hecho de deciros que “me encanta”, “la gente es maravillosa”, etc etc, vamos, como si no hubiera nada que no me gustara de la India ( a parte de los claxons del tráfico), pero haberlo, haylo, como las meigas, aunque eso os lo contaré más adelante.
 Sigamos con la cinematográfica Udaipur…
El coronel británico Jamestod, que fue quien le puso en 1829 el nombre de “Udaipur” la describió como “el lugar más romántico de toda la India”. No se si será el que más, pero la verdad que si es una ciudad que invita a dar largo paseo en pareja por la orilla de su lago Pichola.
 
La verdad es que en esta ciudad encontramos una Guest House que estaba bastante bien. Todos ponemos de nuestra parte nada más llegar a los lugares para encontrar la más económica y mejor, y de nuevo el mago-Mikel dio con la que sería nuestro hogar por unos días. De hecho nada más llegar nos acomodamos un rato en la terraza de la azotea desde las que saqué las fotos que acabáis de ver encima de estas líneas.
 
Pero no podíamos esperar mucho más, y como es nuestra costumbre, nos pusimos a recorrer el lugar.
En India ahora mismo es temporada de bodas, y cada noche hay fiesta en las calles. Esta vez no iba a ser menos, y nos dimos de bruces con una, o al menos, con lo que nosotros llamamos “la despedida de soltero” del marido, porque no hay rastro de la mujer.
Los séquitos que nos encontramos constan de un carrito con unos altavoces enormes y música, o en su defecto ( o añadido ) una banda de música perfectamente uniformada, unos 10
ó 15 “hombres-farola”, si si, habéis leído bien. Son personas que llevan encima de la cabeza farolas “portátiles” unidas unas a otras por cables y estas a su vez a un carro que carga un enorme generador. La correspondiente muchedumbre de invitados que bailan y lanzan dinero sin parar montando la gran fiesta, y al final, un, por norma, novio poco sonriente montado cual príncipe en su corcel porque va ataviado como si fuera de la realeza. Y digo “poco sonriente” porque en general no se les ve muy contentos… creo yo que es porque se pasan horas ahí subidos, viendo como disfruta el resto y pensando… “te casaste… la cagaste”
 
 
Pero siguiendo con lo que es la ciudad en si, os diré que, sorprendentemente, es una de las más limpias ( y eso aquí ya es mucho decir) que hemos visto hasta ahora. Basura hay, no os voy a engañar, pero la tienen más controlada, "minas" de vaca también, pero algo menos... y sorprendentemente tienen cubetos de basura y papeleras!! Algo que hasta la fecha era impensable, eso si... mucho uso, lo que se dice mucho uso no le dan.

Aqui, como en cada sitio, hay maravillas artesanas. En este caso visitamos una escuela de arte donde hacían unos grabados y dibujos increíbles, y es que Udaipur es conocida por esto.


Por cierto, en India abundan las pinturas, figuras, recuerdos... que representan a un camello, un elefante o un caballo. Éstos simbolizan el amor, la suerte y la fuerza respectivamente.


 Despúés del viaje, de un primer paseo y una rica cena, tocaba descansar. Al día siguiente pasearíamos conociendo más rincones de la ciudad.


Y para empezar con fuerzas la jornada siguiente, nada como un buen desayuno, y ¡¡¡ qué desayuno!!!, de los mejores que había probado hasta entonces. Una riquísima ensalada de frutas, muesli, miel, yogurt y un sandwich con tomate, queso, cebolla y algun que otro ingrediente más que ya no recuerdo... Vale, no sonará muy increíble, pero os aseguro que su sabor lo era. Urtzi pidió un dulce, que la verdad, no recuerdo que llevaba ( lo se, soy un desastre para esto, pero el tema culinario se lo dejo a él) pero delicioso también.

Cargadas las pilas, era hora de quemar tanta caloría, así que tocaba.... andar!!

 
Hoy os he hecho leer más de lo habitual, así que no os mareo mucho más y os dejo con alguna que otra foto de lo que vimos en Udaipur. Solo añadiré que es un sitio que merece mucho la pena, plagado de antiguos palacios reconvertidos en lujosos hoteles y con un en encanto único, en el que en cualquier rincón puedes encontrar un niño que hace unas figuras con todo detalle, o un grupo de mujeres y niños que no dejan de saludarte y decirte "hello" para llamar tu atención, orillas del río en las que lavar la ropa, bañarse o simplemente practicar los rezos diarios, un sitio donde de repente en un parque encuentras un mercado tibetano repleto de delicias y grandes frases de Dalai Lama o al mismo doble hindú de Dani DeVito!!...





Mientras seguimos caminando por las calles de la India, solo me queda despedirme hasta el próximo post... asi que...


Disfrutad!!!
Besos,
Rebe

No hay comentarios:

Publicar un comentario