martes, 27 de noviembre de 2012

NEW DELHI


Hoy quiero contaros alguna que otra cosa de las que vimos durante el segundo día que pasamos en New Delhi (en el post anterior os hablé de Phan Ganj, que era el barrio donde nos alojamos, pero esta ciudad es enorme y tiene montones de lugares por donde perderse).

 Seguimos pues, y arrancamos cogiendo fuerzas con los que se convertirían en “nuestros” ya habituales Masala teas, en “nuestra” habitual azotea, viendo como comenzaba a coger forma el bullicio de cada día.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una vez espabilados, tocaba ponerse en marcha, había que organizar los próximos destinos, así que nos fuimos en busca de billetes de tren para empezar a recorrer todo el Rajastán, pero Oh! Sorpresa…los próximos días serían festivos y los trenes ya estaban llenos, así que al final, y como algo excepcional, contratamos en una agencia los servicios de un coche con el que recorreríamos toda la provincia. De “regalo” ese mismo día la agencia nos puso a nuestra disposición un chófer para visitar la capital, así que a ello fuimos..
 
Hubo una vez un gran sabio que dijo cosas tales como: “Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”… y ese no podía ser otro que Mahatma Gandhi.
 
 
No nos íbamos a ir de Delhi sin visitar el Raj Ghat (o tumba de Gandhi como también se le conoce). En este lugar fue incinerado y se mantiene una llama eterna encendida.  
 
 
 
 
Es todo un remanso de paz, te permite aislarte del frenético ritmo y jaleo de la ciudad, y sobra decir que es un lugar muy espiritual y encantador. Además de ser un jardín en el que puedes volver a ser niño y quedarte embobado con las ardillas
 
Cuando ya habíamos disfrutado de ese momento, tocaba volver a sumergirse en el bullicio, asi que nos fuimos a ver varios lugares grandiosos y característicos, como el Fuerte Rojo o el Templo del Loto.



Construcciones increíbles, pero que por muy prodigiosas que sean, en mi opinión, nunca llegarán a ser tan imponentes y tan atrayentes como lo que se ve desde sus vallas para afuera: el dia a dia de la ciudad, su gente, su pobreza, su alegría
 
 
 
Asi que no lo dudamos ni un momento y nos pusimos a andar por sus bazares y sus calles, que es por donde más disfrutamos.
 
 
Después de unas cuantas horas agotadoras e increíbles por Delhi,  era hora de volver a Phan Ganj, cenar algo y a descansar con mi tesoro. Al día siguiente comenzaba la siguiente etapa… camino al Rajastán!! Pero eso os lo contaré en el siguiente post..
 
 
 
 
 Disfrutad!
 Besos,
 Rebe
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

4 comentarios:

  1. Unas fotos preciosas, gran contraste como bien dices, y desde luego, como lo narras hermana,nos haces transportarnos allí en un abrir y cerrar de ojos....gracias!!!!

    Raquel.

    ResponderEliminar
  2. Hola PRECIOSA,tiene razón tu hermana,nos lo narras muy bien,nos haces sentir vustras vivencias,hasta huelo el té y me imagino esa azotea,sentada con vosotros observando el gentio de la calle.Muchisimas gracias por relatarnos todo lo que vés,esperamos ansiosas el siguiente capítulo.Muxus

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a las dos amores!! Lo cierto es que tengo muchas ganas de poder mostraros muchas cosas mas que tenemos preparadas de este viaje. Hoy apenas tengo tiempo mas que para leer vuestros mensajes y contestar en unas breves lineas, la conexion es pesima y no nos deja publicar nuevas entradas, pero estamos haciendo todo lo posible para mostraros cuanto antes mas cosas de India. Os queremos!! BESOS

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Solete, tiene que ser una esperiencia estar en la tumba de Gandhi, más con lo que significo para tantos millones de personas.....

    ResponderEliminar