martes, 27 de noviembre de 2012

NEW DELHI


Hoy quiero contaros alguna que otra cosa de las que vimos durante el segundo día que pasamos en New Delhi (en el post anterior os hablé de Phan Ganj, que era el barrio donde nos alojamos, pero esta ciudad es enorme y tiene montones de lugares por donde perderse).

 Seguimos pues, y arrancamos cogiendo fuerzas con los que se convertirían en “nuestros” ya habituales Masala teas, en “nuestra” habitual azotea, viendo como comenzaba a coger forma el bullicio de cada día.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una vez espabilados, tocaba ponerse en marcha, había que organizar los próximos destinos, así que nos fuimos en busca de billetes de tren para empezar a recorrer todo el Rajastán, pero Oh! Sorpresa…los próximos días serían festivos y los trenes ya estaban llenos, así que al final, y como algo excepcional, contratamos en una agencia los servicios de un coche con el que recorreríamos toda la provincia. De “regalo” ese mismo día la agencia nos puso a nuestra disposición un chófer para visitar la capital, así que a ello fuimos..
 
Hubo una vez un gran sabio que dijo cosas tales como: “Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”… y ese no podía ser otro que Mahatma Gandhi.
 
 
No nos íbamos a ir de Delhi sin visitar el Raj Ghat (o tumba de Gandhi como también se le conoce). En este lugar fue incinerado y se mantiene una llama eterna encendida.  
 
 
 
 
Es todo un remanso de paz, te permite aislarte del frenético ritmo y jaleo de la ciudad, y sobra decir que es un lugar muy espiritual y encantador. Además de ser un jardín en el que puedes volver a ser niño y quedarte embobado con las ardillas
 
Cuando ya habíamos disfrutado de ese momento, tocaba volver a sumergirse en el bullicio, asi que nos fuimos a ver varios lugares grandiosos y característicos, como el Fuerte Rojo o el Templo del Loto.



Construcciones increíbles, pero que por muy prodigiosas que sean, en mi opinión, nunca llegarán a ser tan imponentes y tan atrayentes como lo que se ve desde sus vallas para afuera: el dia a dia de la ciudad, su gente, su pobreza, su alegría
 
 
 
Asi que no lo dudamos ni un momento y nos pusimos a andar por sus bazares y sus calles, que es por donde más disfrutamos.
 
 
Después de unas cuantas horas agotadoras e increíbles por Delhi,  era hora de volver a Phan Ganj, cenar algo y a descansar con mi tesoro. Al día siguiente comenzaba la siguiente etapa… camino al Rajastán!! Pero eso os lo contaré en el siguiente post..
 
 
 
 
 Disfrutad!
 Besos,
 Rebe
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 25 de noviembre de 2012

NAMASTE INDIA!!


 Tras una larga pausa involuntaria en el blog (Espero que podáis disculparme… ) éste recupera su funcionamiento, pero esta vez y a lo largo de unos meses, variará un poco lo que os muestre en él.  Seguiré hablándoos de ropa de vez en cuando, pero no de la que estoy acostumbrada a lucir personalmente, si no de la que se ve en diferentes partes del mundo, y sobre todo os iré enseñando lo que ven mis ojos por el recorrido que estoy viviendo… Esta vez Soft Closet se centrará un poco más en el periplo por Asia…

 Día 19 de noviembre… arranca la aventura… Unas 12 horas de vuelo consiguen llevarte a un lugar de contrastes extremos, increíble, tan distinto a lo que acostumbro a ver que hace que te enamores de él en cuanto llegas… Día 20, 5.00 a.m.… “Bienvenidos a INDIA”
 
Nada más llegar, y después de moverte por los aeropuertos, donde todo aún resulta “familiar”, hace que cuando pisas la calle de tu nuevo destino sufras un “choque” momentáneo. La gente, las calles, la lengua, el color y el olor de esta ciudad, el caótico tráfico!! es tan diferente que durante un rato cuesta adaptarse, pero a los minutos empiezas a apreciar su encanto.
 
En seguida se acercan a ofrecerte sus servicios, y después del trayecto de rigor en autobús, y sobre todo en los típicos autorickshaws llegas por fin al alojamiento, y es aquí donde arranca tu verdadero viaje, cuando sueltas mochilas, descansas un poco y más tarde empiezas a andar, a mezclarte con la gente, a hablar con ellos, a ver sus costumbres, degustar sus comidas…
 
 
 
India en general por lo que estoy viendo, pero Delhi en este caso concreto, está llena de contrastes, la ciudad en si es enorme, gris, hay muchísima polución, montones de basura en las calles en los que “pastan” las vacas, comen y duermen los perros, puedes palpar una pobreza que abruma, pero a la vez destaca la amabilidad de su gente, los colores de sus frutas y verduras, vestimentas, los increíbles ojos y sonrisas de los niños (desde luego, me quedo con esto último)...
 
 
 
 
Hoy os enseño alguna que otra foto del barrio de Phan Ganj, que ha sido el primer lugar que visitamos y donde nos alojamos durante dos noches. He de decir, y no voy a quedarme sin hacerlo, que gracias a mis compañeros de viaje tengo la oportunidad de vivir esta experiencia con ellos, escucho y aprendo de sus aventuras pasadas y sobre todo de ellos como personas porque son muy grandes!! , "los bandidos" de Mikel y Lore, J. y mi particular TESORO!!: Urtzi
 
 
Ir paseando y ver un letrero como este… es cuanto menos curioso…
 
 
 
Sobre todo si mientras lo lees te das “un paseo” por mitad de la calle con dichos animalitos…
 
 
 
Pasear por la plaza principal y ver estos puestos llenos de colores, es increíble
 
 
 
 
O tomar un Masala Tea desde una terraza en la azotea de los edificios, acompañados de pájaros como estos… es muy entretenido
 
 
Pero lo que más me enamora de este país… ver montones de sonrisas como esta cada día:
 


Como se dice aquí… Sukriam (gracias) por seguirme… espero que vayáis disfrutando de cada pasito de este viaje conmigo

Disfrutad !!

Besos,

Rebe